La transición del grupo familiar al nuevo grupo escolar debe realizarse de una manera afectuosa. El niño empieza a comprender que él  forma parte de un grupo de personitas  con características similares a las suyas, lo cual va consolidando el primer sentimiento de comunidad.  El integrarse a la normalización del pre escolar se realiza de forma espontánea y natural, contando siempre con el apoyo  de los padres y la guía de los adultos a cargo.